La Peña del Castro es el único yacimiento de tipo castreño excavada en esta área de la provincia de León y está sirviendo para conocer mejor la protohistoria de la zona, de la que se conocían hallazgos aisalados o descontextualizados.

Primera Edad del Hierro

La ocupación mas temprana que se han localizado en la Peña del Castro, corresponde a la Primera Edad del Hierro, dentro de lo que se denomina "Soto de Medinilla".  Los pobladores de este momento utilizan el entorno rocoso para asentarse, modificándolo ligeramente. La cerámica que se ha podido documentar en este momento se realiza a mano con pastas oscuras y abundantes desgrasantes de cuarzo. Posiblemente son ocupaciones estacionales relacionadas con el movimiento del ganado desde las tierras llanas mesetañas a los pastos de altura.

I E Fe

Segunda Edad del Hierro

A este momento corresponden diferentes fases de ocupación documentadas en la plataforma inferior del cerro. Sin embargo, los restos mejor conservados serían los pertenecientes a la última fase entre el siglo II a.C. y el cambio de Era, al que pertenecen las estructuras que en la actualidad se pueden contemplar. Las diferentes líneas de muralla, cierran el acceso a la ladera del monte, en la cual hemos localizado estructuras desde su punto mas elevado hasta la base. El final del asentamiento está relacionado con un incendio que arrasa el poblado en torno al cambio de Era, momento en que Roma ha comenzado las onquista de la zona norte de la Península Ibérica, en lo que conocemos como las Guerras contra Cántabros y Astures.

 

.

II E Fe

Época romana

En un momento impreciso, tras de la destrucción del poblado y la conquista romana, se realiza un parapeto con una muralla que cierra la plataforma superior del cerro, creando un recinto de 0,6 ha. Asociado a esta estructura se han recuperado restos de cerámica, vídrio y tégulas, pertenecientes al periodo romano. En la actualidad se está trabajando para documentar esta ocupación y conocer mejor la esquiva presencia romana en esta parte de la geografía leonesa.

 

 Roma